-

Una cartera diseñada por profesionales puede escapar al mal tono del mercado

La suerte de los ahorros no tiene por qué ir de la mano con los titulares de los diarios. Aún en mercados bajistas, un profesional que diseña una cartera de inversiones equilibrada, puede sacar rendimientos positivos. Carteras administradas ganan no menos del 42% en el año, frente a plazos fijos bancarios que arrojan un resultado del 22% promedio en el mismo período.

El Merval no ha logrado volver a alcanzar su máximo histórico de fines de octubre, en línea con un tono más cauteloso de las bolsas a nivel global. Pero las bajas en los índices no tienen por qué traducirse en pérdidas para los ahorristas, si estos invierten en carteras que distribuyen el riesgo en una variedad de activos, minimizando los golpes. Las carteras administradas, diseñadas por portfolio manager profesionales, son una buena manera de adoptar estrategias diversificadas que permitieron ganar no menos del 42% en los primeros 11 meses  del año, más del doble que un plazo fijo.

La volatilidad global es uno de los principales temores de los ahorristas a la hora de decidir invertir en el mercado de capitales o dejar sus ahorros en el banco. Pero el verdadero riesgo no son las subas y bajas sino los rendimientos predecibles de depósitos bancarios que pagan menos que la inflación, el avance del dólar y otros indicadores.

La forma de perder el miedo a la Bolsa es recurrir a expertos. Por eso, las sociedades de Bolsa ofrecen la posibilidad de replicar con los ahorros a sus carteras administradas. Cada cartera es una estrategia de inversión en la que, con al menos $ 250.000 de capital inicial, se puede distribuir en distintas letras, bonos y acciones para minimizar el riesgo e impulsar el rendimiento de los ahorros.

Lo interesante de estas “carteras” de inversiones es que permiten reducir el riesgo mediante mecanismos de diversificación: por ejemplo, suelen tener un equilibrio entre activos en pesos y en dólares para aprovechar, por un lado, los rendimientos de las tasas internas pero, por el otro, evitar sufrir una pérdida en caso de un repunte del dólar.

Una cartera moderada –con más contenido de bonos y letras, menos de acciones de empresas- rinde 42% acumulado en lo que va del año, y eso es gracias a la habilidad de un portfolio manager que logró capear bajas de los activos locales tras las elecciones estadounidenses. Una cartera moderada, más CONSERVADORA en su distribución de apuestas, rinde 44% en el mismo período y, por último, una cartera agresiva –con mayor contenido de acciones- todavía sigue siendo una excelente apuesta con un resultado del 57% en pesos en lo que va del año.

Las subas y bajas diarias de cada activo se compensan unas con otras cuando la inversión está hecha en una cartera diseñada por profesionales. Y más allá de las variaciones de los rendimientos, los posibles riesgos del mercado de capitales no se comparan con lo que es la seguridad de un rendimiento del 18.13% que otorgan los bancos y que suponen una pérdida de capital, por ejemplo, frente a una inflación que ronda el 38% interanual.