-

Vacaciones de invierno: Brasil se encarece, Miami se abarata

Los cambios políticos en Brasil, en especial el reemplazo del banquero central, impulsaron una recuperación de la moneda brasileña en el último mes. La suba del real vino de la mano de una baja del dólar, con lo cual los destinos dolarizados se abarataron mucho más que los sitios turísticos brasileños. Visitar EE.UU. está más conveniente que nunca.

Las nociones de finanzas personales son útiles no sólo para ahorrar sino para gastar de manera inteligente. La inflación del 40% interanual encarece los destinos locales para estas vacaciones de invierno, mientras que la baja de dólar desde febrero a esta parte hace más barato salir del país. Sin embargo, no todos los destinos variaron igual: algunos se encarecen y otros se abaratan. El resultado es que en los últimos meses los destinos dolarizados, como los Estados Unidos y el Caribe, se han vuelto más económicos mientras que Brasil volvió a su valor de diciembre pasado.

Desde la devaluación del 36% en un solo día que sufrió el peso argentino en diciembre del año pasado, el turismo al exterior se encareció sólo en términos teóricos. Los argentinos ya pagaban un dólar 35% más caro por un recargo de la AFIP a quienes consumían en el exterior antes de la salida del cepo. Y si querían usar efectivo tenían que pagar precios paralelos del orden de los $ 15. Lo cierto es que la salida del cepo y el flujo de ingreso de divisas financieras y comerciales en los meses siguientes hicieron que el dólar cayera hasta los $ 14 (más barato que el dólar ”blue” del año pasado), mientras que la inflación encareció día a día los consumos locales.

Los economistas utilizan un índice conocido como “tipo de cambio real multilateral” (TCRM) para medir qué tan barata es una moneda, por ejemplo el peso argentino, en comparación con las de sus socios comerciales. Este índice es muy útil para el turista, porque combina el precio del cambio en cada país con la inflación interna de cada destino para conocer cómo varían los costos en ese lugar. Así, sabemos que el mundo se encareció 40% en un día en diciembre pasado para los argentinos y, luego, desde la baja del dólar de febrero se empezó a abaratar.

El dólar caer 12% desde fines de febrero pasado, cuando tocó récords de $ 16, y desde entonces se mantiene planchado. El tipo de cambio real con Estados Unidos se abarata día a día. Medido al “dólar turista”, el que castigaba la AFIP con el 35%, está igual o más barato que en diciembre pasado. Y sin trabas cambiarias.

Destinos como Miami, Nueva York y la zona de influencia del dólar, como el Caribe, están en oferta desde el punto de vista cambiario.

El que no mejora, sin embargo, es el real brasileño. La nueva administración del Banco Central de Brasil anunció que no intervendrá para mantener barata a su moneda, al tiempo que adelantó que mantendrá altas las tasas para combatir la inflación. El resultado fue el ingreso de divisas al país y el encarecimiento del real. La moneda brasileña subió 5% en junio y es la única que no se abarata frente al peso argentino en los últimos meses.