-

Venda sus dólares si no quiere perder

El mercado financiero argentino sufrió serios cambios con la salida del cepo. La devaluación ya ocurrió y, a partir de ahora, los billetes verdes son un lastre en los ahorros. Plazos fijos, ladrillo y otras inversiones defensivas no tienen nada que ofrecer en un mercado en el que ahora la divisa se mueve menos que el índice de precios.

Los inversores del mercado de futuros ofrecen el contrato de dólar para cierre de año a $ 16,16 por unidad. Eso quiere decir que, de concretarse esa previsión, quien se quede con dólares obtendrá un rendimiento del 7,3% de acá a fin de año o, lo que es lo mismo, percibirá una tasa en pesos del 26% anual en el mismo período. Con la inflación en torno al 42% interanual eso significa, lisa y llanamente, perder plata. Más que nunca el dinero debe ponerse a trabajar en bonos, acciones y otros activos que protegen contra la pérdida de capital.

Para superar el efecto de la inflación sobre los dólares una buena alternativa es invertir las divisas en activos denominados en dólares. Títulos de corto plazo como el Bonar X –vence en abril del año que viene- ofrecen un rendimiento de poco más del 3% que alcanza para cubrir frente a los precios y no son una mala alternativa para quienes recién empiezan en el mercado y no se animan a los plazos largos. También las Letes que licita cada mes el Tesoro pagan tasas similares, con plazos de 90 o 180 días al vencimiento.

Pero si se quiere poner a trabajar los dólares realmente, los títulos de más largo plazo son la estrella del mercado. Títulos como el Discount en dólares o el Par en dólares ofrecen rendimientos de entre el 6% y el 7% anual: o sea, el 26% de tasa en pesos que implica el avance lento del dólar más un 7%. Estos títulos son excelentes formas, ya no de cubrirse, sino de hacer crecer el patrimonio.

Otras alternativas son los papeles en pesos. Bonos ajustados por la tasa Badlar o por el índice CER, o las Lebac que ofrece el Banco Central (BCRA), son las alternativas más elegidas para sumar dólares. ¿Sumar dólares con activos en pesos? Es el negocio del año para los inversores extranjeros que entran al país sus divisas, las cambian por pesos, las colocan en estos activos que rinden una tasa en moneda local para, luego de unos pocos meses, volver a cambiar los pesos por dólares. Si la tasa ronda el 30% y el dólar tiende a avanzar 0% o a caer, el resultado es que al final del proceso compran muchos más dólares. Esta estrategia es denominada carry trade por los inversores internacionales.

Por último, las acciones buscan una señal de largada. Y la baja de tasas que lleva adelante el BCRA puede ser la que se esperaba. El índice Merval de la Bolsa porteña ya gana 31% en el año, en un contexto de operaciones reducidas porque buena parte de las inversiones  estaban colocadas en la estrategia mencionada más arriba. Pero a medida que la inflación afloje y las tasas bajen esos fondos volverán a los activos que más rendimiento ofrecen en tiempos normales: las acciones.