-

Vuelve el ruido a Brasil, hora de posiciones en dólares

El martes el real brasileño tocó su menor valor desde la crisis política que acercó al presidente Michel Temer a la destitución, en mayo pasado. La moneda del vecino mueve a la cotización del dólar en Buenos aires, con lo que la cartera puesta en dólares se va a destacar en caso de que las turbulencias toquen a Argentina.

El martes una comisión del Senado Brasileño rechazó el proyecto de ley de reforma laboral que empujaba el presidente Michel Temer. Aunque lejos de dar muerte a la ley, la noticia la pone seriamente en duda y se sumó a datos de la policía de ese país respecto a sospechas de corrupción del primer mandatario. Los ruidos brasileños ya afectaron al mercado argentino el mes pasado y, así como vinieron, se fueron. Pero de todas formas, la lección aprendida en mayo último sigue en pie: la parte de la cartera colocada en bonos nominados en moneda extranjera es la que debería cubrir al ahorrista en estos casos.

En el mercado cambiario de San Pablo, el real brasileño cerró el martes con una baja de un 1,4% a 3,3308 unidades por dólar la venta. Es el valor más alto alcanzado por el dólar en Brasil desde el 18 de mayo pasado, día del “efecto Temer” que llevó al real a 3,37 por dólar.

El salto de la moneda brasileña se explicó por el revés sufrido por el oficialismo, un Gobierno plagado de sospechas de corrupción que conserva el apoyo político sólo gracias a la confianza de que podrá impulsar reformas económicas. Pero esa confianza se resquebrajó ayer cuando por 10 votos contra 9, la Comisión de Asuntos Sociales (CAS) del Senado rechazó el informe favorable a la reforma impulsada por el gobierno que pretende flexibilizar las normas que regulan el mercado de trabajo para estimular las contrataciones.

La caída del real arrastró al resto de las monedas de la región, en especial al peso mexicano. El peso argentino, por su parte, no operó por el feriado del 20 de junio.

Un avance del 1,4% en Brasil está lejos de ser un terremoto. Sin ir más lejos, el “efecto Temer” original movió menos de 5% la moneda brasileñas y cerca de 4% al peso argentino. Pero los ahorristas van a leer sobre dólar en las tapas de los diarios por algunos días.

Bonos nominados en dólares, en especial los de corto plazo, son los activos mejor preparados para resistir subas del dólar sin generar sustos a sus tenedores. Los bonos de mediano y largo plazo, más movedizos, suelen mostrar más volatilidad: pero eso también se traduce en mejores recuperaciones cuando pasan las turbulencias.