Ahora el gobierno acelera hacía el FMI

Conocido el resultado de las elecciones, el propio presidente Alberto Fernández anunció que enviará al Congreso un “Plan Económico Plurianual” basado en consensos ya avanzados con el FMI para dar marco a la negociación con el organismo. Metas laxas, pero metas al fin, podrían aportar un poco más de previsibilidad al corto plazo.

En un discurso grabado luego de conocerse los resultados de las legislativas del domingo pasado, el presidente Alberto Fernández anunció que su ministro de Economía, Martín Guzmán, enviará a la brevedad un proyecto de ley al Congreso. El contenido del proyecto es un Plan Económico Plurianual que busca sentar las bases para un acuerdo con el FMI que luego debería ser acompañado por los legisladores.

Según trascendió, el proyecto incluirá una serie de proyecciones macroeconómicas plurianuales, que en esencia es el fondo de la discusión con los técnicos del organismo financiero. Según explicaron desde el Gobierno, esto no implica que en las próximas dos semanas haya un consenso con el staff del FMI, sino que el Gobierno avanzará con su propia propuesta e intentará darle soporte político en el parlamento.

La movida, por ahora, es más política que técnica. Con este proyecto Fernández buscará dotar a las conversaciones con el FMI de cierto vigor político producto de una potencial sanción en el Congreso. El consenso político suele ser, además, una de las condiciones que pone el Fondo para avanzar con programas financieros.

Entre los principales puntos que deberá definir el proyecto en el que trabaja Guzmán estarán el sendero de reducción del déficit fiscal de los próximos años, cómo será la velocidad de recorte en las tasas de inflación, proyecciones de variación del PBI, nivel de reservas en el Banco Central y, en ese sentido, cómo deberían ser de acuerdo a este último factor, los controles de capitales.

El representante de la Argentina en el Fondo, Sergio Chidos, admitió que entre los entendimientos a los que se acercan las partes se incluye un nuevo marco cambiario.

El anuncio del proyecto fija así una hoja de ruta para un eventual acuerdo con el Fondo. Primero, la discusión parlamentaria sobre las proyecciones macroeconómicas de los próximos años, su eventual sanción en el parlamento, luego un regreso del Gobierno hacia el staff del FMI con el texto hecho ley, y una recta final en la que el directorio del Fondo Monetario deberá rechazar o aprobar el plan oficial.