Alberto no quiere más préstamos del FMI

El presidente electo dijo en una entrevista que va a renegociar los pagos al Fondo Monetario Internacional, pero que su intención es que no haya nuevos desembolsos. Restan todavía algo más de u$s 11.000 millones de la línea de asistencia que todavía no fueron desembolsados. Esto obliga a repensar el plan fiscal y el sendero de vencimientos de la deuda.

El presidente electo Alberto Fernández dijo en una entrevista radial que como parte de su renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) pedirá que el organismo se abstenga de hacer nuevos desembolsos dentro del plan acordado con la Argentina. El acuerdo stand by tenía un tope de u$s 57.000 millones, de los cuales se desembolsaron algo más de u$s 45.000 millones. El monto restante ayudaría a atender pagos inmediatos de deuda y a financiar el déficit fiscal de 2020. Sin ese dinero, la dependencia de otras formas de financiamiento como la emisión monetaria se vuelve más urgente y el pago de vencimientos que caigan antes de alcanzar un acuerdo con los acreedores se dificulta.

“No se si va a venir el dinero (que resta) del acuerdo, un acuerdo que dice que le van a mandar a Argentina alrededor de 57 mil millones de dólares y le han dado hasta acá 45 mil millones, quedan 11 mil millones. ¿Tengo un problemón y voy a pedir 11 mil millones más? Yo quiero dejar de pedir y que me dejen pagar”, dijo el presidente electo en una declaración radial.

Sin ese flujo de financiamiento que estaba originalmente previsto en el plan, las necesidades de financiamiento para el año que viene tendrán que encontrar nuevas fuentes para cubrirlas. Los vencimientos de intereses con bonistas privados rondan los u$s 8000 millones en el año, sin contar pagos de capital, que sólo podrían postergarse con una reestructuración. 

Además el consenso de analistas estima alrededor de u$s 4000 millones de déficit fiscal. Y las reservas en manos del BCRA no alcanzan para cubrir esas salidas sin ingresos.

La señal de Fernández, además, tiene otra lectura. Y esa es que preferirá llegar a un acuerdo con pocas condicionalidades en materia fiscal, antes que ceder a cambio de obtener financiamiento. Todas señales a tener en cuenta a la hora de tener activos en pesos.