Aumentó el déficit en noviembre y auguró números altos para diciembre

Los números fiscales de noviembre mostraron un salto en el déficit público que anticipan resultados igual de abultados en el mes que corre. La brecha entre ingresos y gastos va a tener que ser cubierta con financiamiento del Banco Central, una variable clave en materia de inflación y brecha cambiaria.

Los números fiscales de noviembre confirmaron las previsiones de una ampliación de la brecha entre gastos e ingresos del Tesoro que se ensancharía aún más en diciembre. Con un mes de grandes erogaciones por delante, la tendencia marca que se necesitará más financiamiento monetario que deberá ser administrado por el gobierno para limitar su impacto en la brecha cambiaria y la marcha de los precios.

De acuerdo a la planilla oficial del Ministerio de Economía publicada está semana, el déficit primario registró un alza de 129,4% y trepó a  $134.653 millones, a partir de un crecimiento de 69,3% de los gastos, contra un alza de 61,3% en los ingresos.

Por su parte, el resultado financiero también mostró un fuerte aumento de 90,6% a $242.089 millones.

Dentro del balance primario, los ingresos totales fueron de $324.635 millones y los egresos $400.595, lo que arroja un saldo negativo de $75.960 millones.

De esta manera, en los primeros once meses del año el déficit primario acumulado es de $911.298 millones (2,1% del PBI) y el déficit financiero de $1.579.888 millones (3,7% del PBI), luego de excluir los ingresos extraordinarios correspondientes a los derechos especiales de giro que cedió el FMI, según Economía.

Entre las variables más candentes, se destacaron los subsidios al transporte y a los servicios públicos. Dos áreas que el Gobierno aseguró que atacará en 2022.

Los subsidios económicos al transporte se multiplicaron por seis hasta $36.815, mientras que los destinados a mantener las tarifas en el Área Metropolitana de Buenos Aires aumentaron 139,6% hasta $126.515 millones respecto al mismo mes del año pasado.

Por su parte, las transferencias corrientes a las provincias subieron 91% a $42.394 millones, lo que las transforma en el segundo rubro más importante para explicar el resultado.

Con diciembre todavía por terminar, mes en el que se concentran las mayores necesidades de financiamiento del año, los números confirman las expectativas de importantes giros del Banco Central para cubrir la brecha entre ingresos y gastos.