Buenos Aires prefirió evitar el default

Buenos Aires prefirió evitar el default

La provincia no consiguió el consenso de sus acreedores para postergar el pago pero decidió pagar el vencimiento antes que caer en un default de consecuencias imprevisibles.

Después de casi tres semanas de idas y vueltas, la provincia de Buenos Aires pagará los u$s250 millones del vencimiento de su bono Buenos Aires 2021 justo antes de que se venza el período de gracia a partir del cual se declara el default. Las negociaciones encabezadas por el gobernador Axel Kicillof en busca de postergar el desembolso hasta mayo no consiguieron el aval de tenedores de bonos por el equivalente al 75% de la emisión.

La administración bonaerense, ante la disyuntiva de pagar o caer en cesación de pagos, optó por lo primero y permitió así al mercado inferir que la negociación por la deuda de la Nación no podrá ser agresiva. Y el resultado fue que los activos argentinos repuntaron.

El 14 de enero la provincia lanzó una solicitud de consentimiento para que los tenedores del bono BP21 dijeran si aceptaban postergar a mayo un pago que estaba previsto para el 26 de enero. Para poder concretar esa reprogramación, necesitaba que los tenedores de al menos el 75% de los bonos emitidos aceptaran la solicitud.

A pesar de mejorar dos veces la propuesta, primero con el adelanto de intereses futuros y luego con la promesa de abonar de inmediato el 30% del vencimiento, ese umbral de aceptación nunca se alcanzó.

El riesgo era que un default desatara la aceleración del resto de los bonos bonaerenses, la capacidad de exigir que todos los demás vencimientos se paguen en forma adelantada, lo que podría complicar la reestructuración de la deuda bonaerense y, con ella, la de la Nación. Primó la cautela y, ante la falta de consenso, el vencimiento se pagó a tiempo.