CEDEAR, la forma de invertir en pandemia

CEDEAR, la forma de invertir en pandemia

La vigencia de trabas cambiarias y las nuevas dificultades para operar dólares financieros como el contado con liquidación y el dólar MEP transformaron a los CEDEAR en la alternativa de inversión del momento. Permite colocarse en pesos en acciones que cotizan en Wall Street y ver cómo su cotización se ajusta a los movimientos de esos papeles en Nueva York, ajustados por dólar paralelo. Es una inversión en lo mejor de los mercados globales con cobertura ante aumentos de la brecha cambiaria.

Ante la multiplicidad de trabas cambiarias que dificultan invertir en dólares tanto en el mercado oficial como a través de las operatorias conocida como contado con liquidación y dólar MEP, una antigua vía de inversión local está ganando cada vez más adeptos. Se trata de los Certificados de Depósito Argentinos (CEDEAR), papeles que permiten invertir en acciones extranjeras en pesos, sin salir del país. 

El volumen negociado en estas acciones que incluyen a Apple, Amazon, Bank of America y todas las principales empresas del mercado neoyorquino supera a lo colocado en acciones locales. Es porque sus precios, aunque estén en moneda local, ajustan a las variaciones de las versiones libres del dólar y permiten ganar con la recuperación del mercado estadounidense. 

Los CEDEAR son una solución creada en el mercado porteño para quienes pretenden invertir en acciones extranjeras pero no quieren o no pueden mover sus ahorros fuera del país para colocar parte de su cartera en ellas. Con la vigencia del cepo cambiario, esa vía de inversión gana relevancia, debido a que permite reducir la exposición de los ahorristas el riesgo argentino respetando todas las normas cambiarias y del mercado.

La inversión en un CEDEAR es tan sencilla como suena. Es equivalente a comprar acciones en la Bolsa porteña, sólo que en lugar de comprar papeles de YPF o Cresud, los inversores pueden optar por 134 empresas de renombre mundial que cotizan en Nueva York y otras bolsas del exterior (por ejemplo, hay CEDEAR de empresas brasileñas).

La operación se hace a partir de la compra por parte de sociedades de Bolsa de acciones de las empresas en cuestión en sus mercados de origen. En los hechos, esa acción atesorada no se transa: se invierte en un certificado asociado a ese papel. 

Para fines prácticos, sin embargo, es como invertir en Wall Street pero con pesos. Por ejemplo, si la acción de Ebay goza de un salto en su cotización en dólares en Nueva York el precio en pesos de su CEDEAR argentina seguirá esa suba. Pero lo hará con un precio en pesos que equivale al tipo de cambio contado con liquidación. Hoy, la acción de la empresa de comercio electrónico vale algo más de u$s 49 en Nueva York y su CEDEAR en torno a $ 5.400 en Buenos Aires, lo que da una relación de cerca de $ 110 por dólar.

Así, la inversión en CEDEAR es en un nivel una cobertura frente a los movimientos de los dólares paralelos. Si crece la brecha cambiaria, el valor en pesos del CEDEAR se ajusta a ese movimiento.

Claro que, además de la cobertura, invertir en esta forma en acciones extranjeras no deja de ser una apuesta por la renta variable. En términos de dólares, por lo tanto, el papel va a compartir la suerte de su contraparte en el exterior. Por lo tanto conviene elegir muy bien la acción por la que se apuesta: en tiempos de pandemia, por ejemplo, las acciones de productos esenciales o farmacéuticas.