Chile y Turquía afectaron a los bonos argentinos

El contexto externo empeoró e interrumpió la buena racha que vivían los títulos soberanos argentinos. El mal clima fue global, ante el avance de los casos de COVID-19 por la variante ómicron, pero el derrumbe de la lista turca afectó a los mercados emergentes en general y la victoria de Gabriel Boric en Chile a los mercados latinoamericanos en particular. El riesgo país argentino subió a 1.749 puntos.

El cierre del año trajo turbulencias externas al ya de por sí complicado mercado financiero argentino. E interrumpió el buen desempeño que mostraron los bonos argentinos en lo que iba de diciembre.

De menor a mayor, tres fuerzas externas y una local se combinaron para empujar a la baja a los papeles de deuda. En primer lugar, los mercados de referencia arrancaron la semana con malos datos de dispersión de la variante ómicron del COVID-19 en todo el mundo.

Mientras tanto, los bonos de países emergentes más riesgosos también mostraron bajas, encabezadas por los de Turquía, que tuvieron caídas cercanas al 4% cómo resultado de la negativa del gobierno local a mantener tasas altas en un contexto de corrida contra la lira.

En ese contexto negativo para la deuda emergente, todos los bonos de América Latina operaron en rojo tras la victoria de Gabriel Boric en Chile. El candidato de izquierda asustó con su elección a los inversores, que temen a posibles subas de impuestos y regulaciones que afecten el clima de negocios.

Los bonos argentinos ya venían de mostrar caídas del 2% el viernes de la semana pasada, tras el fracaso del Gobierno en su intento por obtener la aprobación del presupuesto nacional en el Congreso.

En el primer día de la semana los títulos regidos por la legislación local cayeron 1,5% en promedio, en tanto que las cotizaciones de los globales en New York cayeron aún más, con bajas promedio superiores al 2%. El riesgo país llegó a los 1.749 puntos y perdió parte de lo ganado en las semanas previas.