China y la variante Delta sacuden a los mercados

Una combinación de temores por la expansión de la variante Delta del coronavirus Covid-19 y fuertes desplomes de acciones de empresas chinas sujetas a un renovado celo regulatorio por parte del gobierno de ese país alteraron los ánimos de los inversores. A la inversa, sólidos resultados de las empresas tecnológicas ayudan a mejorar el mal tono global.

Las acciones globales tuvieron un inicio de semana récord seguido de un importante desplome, con los inversores pendientes de la preocupación por la propagación de la variante Delta y las medidas reguladoras en China. El único punto que contrarresta con algo de optimismo es la expectativa por la llegada de los balances de empresas tecnológicas.

El S&P 500 alternó un récord y una sonora caída en el inicio de la semana. El Dow Jones y el Nasdaq también cayeron después de un lunes auspicioso. 

Una serie de preocupaciones pesaban sobre el ánimo de los inversores. Desde el punto de vista de la situación sanitaria, la campaña de vacunación en EEUU se está estancando y se estima que se tardarán entre 8 y 9 meses en llegar a la cobertura del 75%, más que nada por falta de voluntarios para darse la vacuna. 

Mientras tanto, la variante Delta sigue afectando a varios países, más que nada en Asia y algunos países de Europa creando una nueva ola de casos y generando una nueva preocupación. Además, noticias de la reimposición de la obligatoriedad del uso de tapabocas en algunos distritos estadounidenses también generó temores.

Pero a la situación sanitaria se sumó la convulsionada situación regulatoria en China. 

Los papeles de empresas de ese país que cotizan en los Estados Unidos se hundieron aún más el martes, con acciones de empresas como Alibaba y Baidu, en medio de la especulación de que una amplia represión regulatoria en China podría estimular las restricciones estadounidenses contra las inversiones en empresas chinas.

El renovado celo regulatorio chino golpeó seriamente al mercado de Hong Kong y los efectos de las bajas se sintieron en todo el mundo.

Ayer los inversores recibieron los resultados trimestrales de empresas como Apple, Alphabet y Microsoft, entre otras empresas. Las publicaciones siguieron a una temporada de resultados del segundo trimestre que ya viene siendo fuertemente positiva. 

En la semana previa, las principales empresas tecnológicas, como Snap, Twitter y Tesla -que reportó su mejor trimestre de su historia-, han publicado resultados que superan ampliamente las estimaciones, lo que aumenta el optimismo en torno a los próximos informes.