Como estar en dólares y fuera del mercado durante una crisis global

Como estar en dólares y fuera del mercado durante una crisis global

Las opciones para quedarse líquido y a salvo de las caídas de bonos y acciones son pocas en una Argentina sujeta a un estricto cepo cambiario. Sin embargo, la bolsa porteña permite pasar tenencias en pesos a dólares por montos ilimitados, en forma completamente legal. Es a un tipo de cambio $ 86,90 por cada dólar. Se llama dólar MEP y se puede comprar en cualquier sociedad de Bolsa.

En momentos en que los principales índices del mundo anotan pérdidas récord, la opción favorita de los inversores más conservadores -colocarse en dólares en efectivo y esperar que pase la tormenta- está dificultada en una Argentina sometida a severos controles de cambio. Sin embargo, la Bolsa permite comprar cantidades ilimitadas de dólares a un tipo de cambio paralelo de $ 86,90, mediante una simple operación con bonos soberanos. Es legal, está a salvo de la AFIP y está disponible tanto para empresas como individuos. Es el ya conocido dólar MEP.

Una de las reacciones más comunes a los pánicos financieros globales es optar por el efectivo en moneda dura. Pero con límites de u$s 200 por mes para la compra de divisas en el banco, es poco el patrimonio que se puede proteger de esa manera.

Sin embargo, existe una manera de comprar tantos dólares como se deseen a través de las operaciones con bonos soberanos. El uso extendido de esta herramienta, que las sociedades de Bolsa facilitan a sus clientes, es lo que explica el avance de ese “dólar paralelo” legal en las últimas semanas de sacudones financieros.

El mecanismo es muy sencillo. Como los bonos soberanos argentinos se pueden comprar con pesos o con dólares, existe una cotización del dólar implícita en la diferencia entre el precio en moneda local y extranjera de esos activos. Por ejemplo, al dividir el valor en pesos del Bonar 24 por su cotización en dólares se obtenía a principios de esta semana un tipo de cambio de $ 86,90 por cada dólar.

Así, comprando bonos con pesos y revendiéndolos a cambio de dólares se puede ahorrar divisas por el monto que resulte necesario.

Como la operación está permitida por la Comisión Nacional de Valores, ni la AFIP ni el Banco Central objetan esta vía de ahorro que a la que se puede acceder a través de cualquier sociedad de Bolsa.