Cómo ganar 60% anual en pesos sin dejar la plata quieta 30 días

La normalización del mercado posterior a la caída de agosto devolvió una opción de inversión de muy corto plazo y alto rendimiento en pesos, ideal para colocar excedentes de liquidez antes del pago de sueldos o para esperar un gasto haciendo tasa. Se trata de las cauciones bursátiles, una vía de poner a trabajar ahorros en la Bolsa.

Las cauciones bursátiles suman liquidez y volumen operado luego del reperfilamiento de las Letras del Tesoro en pesos, dado que el mercado necesita instrumentos de corto plazo para hacer tasa en pesos en un contexto de política monetaria contractiva e inflación alta. En ese entorno, cualquier saldo a la vista en el banco o dinero en efectivo sufre a diario una pérdida de valor tanto por el avance de los precios como por la oportunidad perdida de aprovechar los altos rendimientos en pesos. Por eso, las empresas y ahorristas recurren cada vez más a cauciones bursátiles, colocaciones de entre 1 y 120 días de plazo que pagan 60% nominal anual.

La inflación de septiembre terminó más cerca del 6% que del 5%, un nuevo fogonazo causado por el salto del dólar en agosto. En ese contexto, el dinero en efectivo “quema” en las manos de los ahorristas y empresas. Por eso, en la estrategia financiera de firmas y familias por igual es vital encontrar activos seguros en los que “estacionar” los pesos aunque sea en el corto plazo, sin la rigidez del plazo fijo bancario a 30 días.

Por ejemplo, una empresa puede recibir un pago que más adelante planea usar para gastos corrientes como el pago de sueldos. Una, dos o tres semanas de espera con ese dinero en una caja de ahorro a tasa cero o atesorado en efectivo pueden ser muy dañinos para su valor, dados el entorno de tasas y la dinámica de precios.

A un ritmo de inflación interanual del orden del 55%, el valor de los pesos pierde a razòn de 4,5% por mes. Y simplemente quedarse en efectivo, además, supone un costo de oportunidad -la pérdida teórica de no aprovechar alternativas disponibles- de casi otro 5% más que es lo que rinde mensualmente una tasa nominal anual del orden del 60%.

El problema, entonces, suele ser el de plazos. Por eso la caución bursátil es una excelente opción para estacionar excedentes de dinero hasta el día de su uso. Esto es porque se pueden colocar a plazos mucho más a la medida que un plazo fijo bancario. Lo más habitual, de hecho, es una caución a una semana.

La caución es un préstamo garantizado por Byma (la empresa que opera la Bolsa local) a través de la que los inversores toman dinero para invertir en activos del mercado de capitales. Los que tienen pesos por colocar, así, resignan el uso de sus fondos por unos días a cambio de una tasa. El préstamo está garantizado a través de la colocación de aforos, esto es, de activos financieros (bonos, acciones, letras) que en caso de impago se liquidan para garantizar el repago de la deuda.

Así, permiten a los ahorristas colocar a altas tasas y corto plazo de una manera simple sus excedentes de liquidez a través de cualquier sociedad de Bolsa.