Debutó el nuevo dólar soja

Una dinámica cambiaria que impedía al Banco Central alcanzar la meta de reservas incluida en el acuerdo con el FMI llevó al Gobierno a repetir la fórmula. Un nuevo tipo de cambio diferencial, esta vez a $230 por billete, debutó con compras de divisas para la autoridad monetaria y el objetivo está más cerca

Con el cierre del año a la vuelta de la esquina y la necesidad de alcanzar el objetivo de USD 5.000 millones de acumulación de reservas incluido en el acuerdo con el FMI lejos de concretarse el Gobierno repitió receta y creó un nuevo tipo de cambio diferencial a $230 para las exportaciones de la cadena sojera. Por los resultados iníciales, la meta de reservas ahora parece estar en camino.

En la primera rueda del esquema de dólar soja dos, ingresaron USD 292 millones que se sumaron a las liquidaciones de otras exportaciones para dar cómo resultado una oferta total por USD 350 millones. Esto le permitió al Banco Central revertir el resultado de las operaciones en el mercado cambiario al comprar USD 192 millones  –hasta la fecha, acumulaba ventas netas por USD 1.007 millones desde octubre–, el mejor resultado desde el 30 de septiembre cuando concluyó la primera versión del dólar soja.

Con estas operaciones, las reservas internacionales subieron en USD 120 millones, cerraron en un nivel de USD 37.655 millones en términos brutos y las reservas netas volvieron a superar los USD 5.000 millones.

Según el Gobierno, están comprometidas ventas al exterior por USD 3.000 millones en todo el mes que garantizarían que las arcas del Banco Central cuenten con dólares de sobra: servirían para superar en un 15% la meta del FMI.

El adelanto de ventas futuras de soja y a un tipo de cambio más alto supone también un empujón a la recaudación tributaria, a través de retenciones a las exportaciones. Así, una segunda meta está cerca de ser cumplida: la fiscal.