Dentro de un mes el Gobierno hará una propuesta a acreedores

Dentro de un mes el Gobierno hará una propuesta a acreedores

El ministerio de Economía publicó la semana pasada su hoja de ruta para la renegociación de la deuda soberana. La propuesta se conocerá en la primera semana de marzo. Habrá poco tiempo para tratarla con los acreedores involucrados, pero el cronograma al menos contempla que no se haga a libro cerrado.

Tras la media sanción a la ley de Sostenibilidad de la Deuda, el ministerio de Economía publicó su cronograma para la reestructuración de la deuda. El camino llevará a la presentación de la primera propuesta formal en la primera semana de febrero. Pero a mediados de mes habrá un adelanto cuando el ministro de Economía, Martín Guzmán, presente en el congreso su plan.

El reloj está corriendo. Pero al menos ahora los inversores tienen con qué medir el paso del tiempo. El ministerio de Economía publicó su hoja de ruta en dirección a intentar cerrar un acuerdo con los acreedores de la nación antes del 31 de marzo.

En esta primera semana de febrero, el Gobierno avanzará en las charlas con el FMI y llamará a consulta a bancos colocadores y fondos asesores para llevar adelante la operación de reestructuración de la deuda.

La próxima, una misión del FMI visitará el país para terminar de diagramar con los funcionarios locales el sendero fiscal que buscará seguir el Poder Ejecutivo. A la par, se conocerán por primera vez los detalles del plan oficial.

Guzmán irá el día 12 al Congreso a presentar su Análisis de la Sostenibilidad de la Deuda Pública, en el que tendrá que detallar cuál es el esquema de plazos, tasas y descuentos que planea hacer a los bonos soberanos existentes.

En las semanas siguientes, tercera y cuarta del mes, empezarán los intercambios con el mercado. Serán diez días de consultas respecto de las distintas variantes posibles y de las particularidades para cada bono.

En marzo, finalmente, esas consultas se transformarán en una propuesta. Serán 15 días, segunda y tercera semana, en los que la tensión será importante. El Tesoro deberá enmendar y pulir la propuesta para intentar conseguir la cantidad de adhesiones necesarias para que la reestructuración prospere.