Ecuador les dio una mano a los bonos argentinos

En un contexto en el que no sobran elementos para un rebote de los bonos soberanos argentinos surgidos del canje 2020 las elecciones de Ecuador les dieron algo de vida. El triunfo de un candidato pro mercado en las elecciones del domingo empujó al alza a la deuda de la región y no dejo al margen a la deuda local.

Guillermo Lasso ganó sorpresivamente las elecciones presidenciales del domingo pasado en Ecuador, dejando atrás al candidato correista, y las castigadas cotizaciones de la deuda de ese país se dispararon hasta 15% en un solo día. La victoria de un candidato pro mercado empujó al alza a los títulos de deuda de toda la región, incluso a los de la Argentina.

La historia reciente de la deuda soberana de Ecuador comparte algunas similitudes con la de Argentina. Los dos países tuvieron que reestructurar sus deudas en 2020, en medio de la pandemia de Covid-19, por la acumulación de vencimientos de corto plazo que hacía imposibles a los pagos. 

Ambas reestructuraciones resultaron exitosas desde el punto de vista del nivel de adhesión de los acreedores. Y las dos arrojaron resultados pobres más tarde en el mercado secundario, ya que cuando empezaron a cotizar los déficits públicos de los dos países se resentían en medio de la caída de los ingresos y el aumento del gasto que generó la emergencia sanitaria.

Además, por último, los dos países están negociando un programa nuevo con el Fondo Monetario Internacional. 

Un cambio de rumbo político en Ecuador hizo que el riesgo país cayera de 1.169 puntos el viernes pasado a 824 unidades al cierre del lunes. Un derrumbe de proporciones que promete poner al rendimiento de la deuda ecuatoriana a niveles similares a los del resto de los países de la región. Muchos desafíos le quedan por delante a Lasso para concretar eso, pero al menos muestra una dirección posible.

El movimiento casi geológico de los precios de los bonos ecuatorianos arrastró consigo al resto de los bonos latinoamericanos. Aunque esas mejoras fueron más modestas.

El riesgo país de la Argentina cayó algo más de 30 puntos en el día para cerrar en 1.578 unidades. 

La renta fija soberana argentina va a necesitar fundamentos propios para recortes mayores. Por lo pronto, la postergación de un acuerdo con el FMI hasta al menos después de las elecciones legislativas de este año hace que no parezca haber fundamentos cercanos para impulsar ese movimiento.