El 3% mensual es el nuevo piso de la inflación

El dato de inflación de octubre, un 3,8% un punto por encima del registro del mes anterior, sorprendió hasta a los más pesimistas si nos guiamos por las encuestas de expectativas. La expectativa para los meses que quedan, con liberación de precios, descongelamiento de tarifas y reactivación gradual es de inflación alta. Ninguna inversión debería rendir menos del 3% en adelante.

El dato de inflación de octubre terminó 0,8 puntos por encima de las expectativas que releva una encuesta del Banco Central y un punto por encima del registro de septiembre. La tensión cambiaria que dominó al período, el lento regreso a la actividad y la liberación de precios regulados, además de un pico de bienes estacionales, fueron demasiado para una tasa de aumento de los precios que ya venía con un piso alto. La cifra del 3,8% es así la nueva referencia para inversores respecto a cuál es el rendimiento al que deben aspirar si quieren conservar el valor de sus ahorros.

El incremento de precios que hasta el mes pasado estaban bajo un tope establecido por el programa Precios Máximos, el aumento de la brecha y el control más estricto de las importaciones fueron factores de aceleración que explicaron el 3,8% mensual que marcó el índice de precios al consumidor de octubre que publicó el Indec.

Noviembre, con más liberaciones de productos en camino, a los que se sumarán aumentos en combustible y prepagas, promete ser un mes aún más caliente para la dinámica de precios. Con la cuarentena estricta en el pasado, además, la circulación y la actividad económica tienden a recuperarse y, con ellas, la gran disponibilidad de pesos que dejó el año corre a bienes (cuando no a dólar) y acelera el proceso.

Con las tasas de interés de plazos fijos en el 3,04% mensual (37% nominal anual) el rendimiento de las colocaciones en pesos pasa a ser una dificultad clave para ahorristas que necesitan buscar en emisiones ajustadas por CER -que sigue a la inflación-, activos dollar-linked -que siguen al dólar- y colocaciones en pesos con potenciales rendimientos mayores a ese umbral para mantener el valor de los ahorros.