El dato de inflación de marzo premió las apuestas por bonos CER

La estrategia por cobertura con bonos CER es una de las que más satisfacciones trajo a los inversores locales en los últimos meses. Y la publicación del dato de inflación marzo, el más alto desde 2002, impulsó aún más los precios de esas letras y bonos que siguen a la dinámica de precios.

El Indec dio a conocer la semana pasada el esperado dato de inflación del mes de marzo. Como se preveía, mostró un salto importante del índice de precios al consumidor, un 6,7% en solo 30 días que obliga a remontarse a abril de 2002 para encontrar una cifra mayor. La cifra, que sigue al también alto 4,7% de febrero, premia a quienes optaron por cubrirse contra la inflación a través de la toma de posiciones en bonos y letras ajustados por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

El dato inflacionario de marzo llevó a un nuevo impulso en la demanda de los activos ajustables por inflación. De esta manera, los bonos CER volvieron a ser los ganadores durante el inicio de la semana, al terminar todos al alza.

Entre los preferidos de los inversores locales, se destacó la demanda de corto plazo, con el TX23 que mostró las mayores subas, mientras que los otros plazos también respondieron al alza.

Los bonos y letras CER ajustan su capital de acuerdo a la marcha de la inflación medida por el Indec. Sobre esa variación, además, las emisiones iniciales pagan un rendimiento. 

La enorme demanda que tienen los papeles que ya cotizan en el mercado secundario, sin embargo, hacen que ese rendimiento se vuelva negativo, sobre todo en los papeles de más corto plazo. Esto es porque los inversores están dispuestos a resignar parte del retorno a cambio de la seguridad que da la cobertura frente a la inflación.