El Gobierno afina los detalles del borrador de propuesta al FMI antes de presentarlo al Congreso: qué dijo el Fondo

El ministro de Economía, Martín Guzmán, apura la confección del proyecto de ley de “mejores entendimientos” entre su cartera y el Fondo Monetario Internacional con la intención de llevarlo al Congreso la primera semana de diciembre. Un vocero del Fondo pidió que el programa propuesto tenga amplio apoyo político y que ataque la inflación.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, enfrentará en la primera semana de diciembre una de las pulseadas decisivas para intentar un acuerdo rápido con el Fondo Monetario Internacional que evite un default en marzo de 2022. Enviará en esos días el proyecto de Ley de “mejores acuerdos” entre el staff del organismo y su cartera, con el objetivo de hacerlo aprobar por propios y ajenos. El Fondo, mientras tanto, pidió que el plan “ataque” la inflación y tenga amplio apoyo político.

Según trascendió, el proyecto incluirá una serie de proyecciones macroeconómicas plurianuales, que en esencia es el fondo de la discusión con los técnicos del organismo financiero. 

Dentro del texto estarán el sendero de reducción del déficit fiscal de los próximos años, cómo será la velocidad de recorte en las tasas de inflación, proyecciones de variación del PBI, nivel de reservas en el Banco Central y, en ese sentido, cómo deberían ser de acuerdo a este último factor, los controles de capitales. En ese sentido, definiciones sobre la política cambiaria deberían ser parte del acuerdo, aunque no necesariamente del proyecto.

Al respecto, el FMI dio a conocer en palabras de su vocero sus condiciones “clave” para avanzar en dirección a un acuerdo.

“Continuamos trabajando para lograr un entendimiento completo sobre un plan integral que pueda abordar de manera duradera los desafíos económicos y sociales más urgentes de Argentina”, afirmó la semana pasada Gerry Rice, vocero del FMI.

Y agregó cuál será una de las claves para lograr un acuerdo: “incluida la alta inflación, que perjudica de manera desproporcionada a los más vulnerables”.

“Es importante que este plan cuente con un amplio apoyo político y social. Nuestro objetivo sigue siendo ayudar a Argentina y su gente”, enfatizó Rice.

La jugada de Guzmán busca dos objetivos. Uno, que en el Congreso de la Nación tanto oficialistas como opositores tengan que sentar posición sobre el eventual acuerdo. Y, en caso de conseguir la aprobación del proyecto, pretende además pasar la presión para un acuerdo rápido al propio staff del FMI. 

Los vaivenes del proyecto en el Congreso, por lo tanto, prometen tener influencia a diario sobre los valores de activos locales.