El mal dato de inflación impulsó a los bonos CER

El sorpresivamente alto dato de inflación de marzo, un 4,8% que se convirtió en el mayor registro mensual en 18 meses, impulsó la búsqueda de cobertura que ya dominaba al mercado local. Los ganadores fueron, una vez más, los bonos ajustados por CER.

Sin anclaje para las expectativas de inflación inversores institucionales y minoristas continúan eligiendo a los activos ajustados por el índice CER. 

El último impulso para los bonos y letras que siguen a ese indicador elaborado en base al Índice de Precios al Consumidor del Indec vino dado por el dato de marzo de ese índice.

El ritmo de avance del nivel general de precios en el tercer mes sorprendió hasta a los cálculos más pesimistas y dejó bien claro que el problema inflacionario no solo está lejos de ser solucionado sino que además podría complicarse aún más. 

El 4,8% que anotó la inflación en el período será “la más alta del año” según el ministro de Economía, Martín Guzmán, pero los datos de inflación parciales del mes de abril muestran que la desaceleración no va a ser abrupta ni mucho menos y que los números se van a mantener altos un tiempo más.

En ese contexto, los títulos ajustados por CER terminaron la semana pasada e iniciaron esta con importantes subas.

Los títulos de más corto plazo, cómo TC21 con vencimiento este mismo año, con rendimientos negativos que llegaban el martes al 7,4%. Es tal el apetito por cobertura que los inversores están dispuestos a renunciar a rendimientos con tal de gozar de cobertura.