El mercado sufrió, pero la economía estadounidense ilusiona

El mercado sufrió, pero la economía estadounidense ilusiona

Las noticias de nuevos brotes de coronavirus en China y distintas partes de los Estados Unidos devolvieron la volatilidad al mercado en los últimos días. El movimiento complicó también al mercado local, las acciones argentinas y hasta al riesgo país. Pero la Fed y un impresionante rebote de las ventas minoristas torcieron la suerte de los índices.

Los índices de Wall Street recortaron en promedio alrededor del 5% durante una sola semana, en la medida en que los inversores evaluaron los riesgos que presentaban los nuevos casos de coronavirus Covid-19 en nuevos puntos de los Estados Unidos y China. Junto con perspectivas económicas pesimistas, eso alcanzó para generar algunas ruedas de zozobra que contagiaron a los activos locales. Pero el impresionante rebote del consumo minorista permitió a los inversores volver a apostar por un repunte en V de la economía.

La principal variable que siguen los inversores en la actualidad es la evolución de la curva global de casos de coronavirus. La semana pasada, un mundo que empezaba a ilusionarse con el día después de las medidas de distanciamiento social y un gradual regreso a la actividad económica plena se asustó con resurgimientos del virus.

Un brote en Beijing, China, y en varios estados de los Estados Unidos que habían permanecido lejos de los titulares cuando Nueva York pasaba su peor momento treparon al tope de las preocupaciones en muy poco tiempo. La salida del parate económico no iba a ser tan lineal como se esperaba.

En ese contexto, los activos estadounidenses tuvieron su peor semana desde principios de mayo. Y los papeles argentinos acompañaron con caídas de las acciones y un repunte del riesgo país.

La volatilidad global preocupó a los inversores locales incluso por su efecto en la renegociación de deuda que sigue en marcha.

Pero el lunes, durante el feriado argentino, la Fed anunció que comenzará a comprar bonos corporativos de empresas de Estados Unidos que satisfagan determinadas condiciones, con el fin de sostener la liquidez en el mercado secundario. Por su parte, el Tesoro de Estados Unidos estaría preparando un paquete de u$s 1 billón de gastos en infraestructura para estimular el crecimiento.

Luego del golpe que supuso el Coronavirus y que provocó una caída histórica en abril, las ventas minoristas en Estados Unidos se dispararon un 17,7% mensual en mayo, muy por encima del pronóstico y cortando una racha de tres meses en caída. Por su parte, las ventas minoristas excluyendo combustibles y automóviles avanzaron 12,4% mensual.