El rally de las acciones se detuvo a la espera de definiciones políticas

Mientras la transición presidencial no avanza, los activos argentinos se tomaron un respiro luego del rebote post electoral. El índice S&P Merval de la Bolsa porteña pierde 5% en lo que va del mes. Entre otras cosas, golpeado por un cambio en el índice de mercados emergentes que dejó a tres acciones argentinas fuera del mismo.

El rebote de las acciones argentinas posterior a las elecciones presidenciales del 27 de octubre tuvo patas cortas, como era esperable. Las bajas de las acciones previas a una elección cuyo resultado aparecía como cantado, aunque no así el margen de distancia entre los competidores, habilitó compras de oportunidad para trades de corto plazo que se cerraron en breve. Además, la firma MSCI comunicó que tres acciones de empresas argentinas saldrían del índice de mercados emergentes en su última revisión, lo que castigó a la renta variable.

En lo que va del mes el índice S&P Merval acumula un retroceso del orden del 5%, alternando más bajas que alzas. Entre los principales perdedores se cuentan la acción de BBVA Argentina, la de TGS y Pampa Energía. Se trata de papeles que cotizan en la Bolsa de Buenos Aires pero también tienen depósitos americanos (ADR, por sus siglas en inglés), que se operan en dólares en Wall Street.

La noticia de la salida del índice hizo que los fondos que imitan la composición del mismo empezaran a deshacer sus tenencias en esas acciones, haciendo caer sus precios.

Mientras tanto, el mercado local continúa en su compás de espera político. Las definiciones en materia de deuda, derrotero fiscal y política monetaria brillan por su ausencia.

En el mientras tanto, las posiciones en acciones argentinas pueden arrojar puntos de entrada interesantes en acciones que coticen muy por debajo de sus valores históricos. Se trata de una alternativa de inversión para perfiles agresivos, aunque ofrece la oportunidad de hacer buenos dividendos.