El S&P Merval parece tener un piso

El indicador de la Bolsa porteña sigue castigado por la incertidumbre respecto al ser de políticas que llevará a cabo el Gobierno que asume el 10 de diciembre. Aunque con poco volumen operado, las últimas semanas no han dejado de dar señales interesantes para las acciones locales. Pese al castigo, el indicador tiende a rebotar entre los 30.000 y 31.000 puntos. ¿Señal de compra?

La pasada fue otra semana difícil para las acciones argentinas. El índice líder de la Bolsa porteña, el S&P Merval, perdió casi 7% la semana pasada con un leve rebote en la última rueda. Las acciones de empresas locales sufrieron un duro golpe tras las primarias de agosto, punto desde el cual ensayaron una modesta recuperación. En ese proceso, el índice dió varias señales interesantes que se pueden interpretar como un piso a partir del cual surgen oportunidades de compra. Se trata de estrategias para inversores con apetito por el riesgo, pero atractivas para apostar por un veranito económico en los primeros meses de la nueva gestión.

El índice porteño se mueve al compás de la suerte de empresas energéticas y financieras, las más operadas de la Bolsa local. Esos sectores sufrieron luego de las primarias por la expectativa de una interrupción de las políticas de energía, monetaria y financiera dado el cambio de color político de la Casa Rosada.

Sin embargo, hay elementos para considerar que el castigo ya fue suficiente. E incluso excesivo.

De esta manera, en el cierre de la semana, el índice rondó los 31.800 puntos, después de probar pisos en torno a los 31.000/30.000 puntos en pesos.

Para estrategias agresivas y de largo plazo, los precios de las acciones aparecen cerca de mínimos históricos en los que bien vale la pena tomar riesgo.