Emiten USD 1.766 millones en deuda para atraer dólares de exportadores

La estrategia de financiamiento en pesos del Gobierno tuvo un fuerte viraje esta semana. Las colocaciones de títulos ajustados por inflación y a tasa fija mutaron en una colocación atada al dólar, que recaudó USD 1.766 millones. La colocación apuesta por generar una suerte de seguro de cambio que permita a los exportadores ingresar dólares sin riesgos. Una apuesta con riesgos y beneficios.

Las colocaciones periódicas de deuda en pesos con las que el Tesoro busca aliviar la emisión monetaria del Banco Central de la que depende para cerrar su abultado déficit tuvieron un giro importante esta semana. 

El Ministerio de Economía cambió el instrumento para ofrecer un bono ajustado por la variación del dólar mayorista, en un intento por crear instrumentos que funcionen como seguro cambio y que, en combinación con los estímulos a la liquidación de exportaciones decididos la semana pasada, permitan atraer dólares comerciales al convulsionado mercado cambiario local.

La colocación, desde el punto de vista cuantitativo, fue exitosa. Recaudó más de $130.000 millones de pesos, que cubre el 50% de las necesidades de financiamiento de octubre, y que equivalen a un endeudamiento por USD 1.766 millones al tipo de cambio mayorista. 

Con medidas escalonadas el ministro de Economía, Martín Guzmán, busca así calmar el frente cambiario. Una alícuota de retenciones reducida temporalmente e instrumentos como este, que puede ser suscriptos por exportadores en forma directa, comprados en el mercado secundario o utilizados a través de fondos de inversión tratan de cerrar la mecánica financiera detrás de la obsesión del mercado en los últimos días: la falta de oferta en el mercado cambiario oficial.

La jugada tiene un riesgo, y es que al estar atado al tipo de cambio el bono que vence en noviembre de 2021 puede ajustar al alza abruptamente si la política cambiaria del Banco Central sufre algún viraje en el tiempo de vida del papel. Sus beneficios, más de corto plazo, deberían notarse en mayores ventas de exportadores al exterior que ayuden a equilibrar al dólar mayorista sin la necesidad de que el Banco Central sacrifique a diario dólares de sus reservas internacionales.

Para inversores, por otro lado, el gran volumen de la colocación le da liquidez al mercado interno de títulos dollar-linked. La emisión de esa clase de instrumentos se había interrumpido luego de que las empresas locales dejaran de utilizarlo en el primer semestre del año. El nuevo “BONO DEL TESORO NACIONAL VINCULADO AL DÓLAR con vencimiento 30 de noviembre de 2021” no es una mala alternativa de cobertura, pero sólo frente al tipo de cambio oficial. No ante subas de cotizaciones alternativas como el contado con liquidación o el dólar MEP.