En los bajos 50

En los bajos 50

La saga de la renegociación de la deuda suma más días de negociaciones. Además de extender una vez más el plazo para las negociaciones, el Gobierno y los principales bonistas volvieron a acercar una oferta más acorde a las pretensiones argentinas. La propuesta de los acreedores está entre los u$s 54 y u$s 56 de valor actual, hay espacio para un acuerdo en los bajos u$s 50.

La renegociación de la deuda en dólares regida por tribunales extranjeros se pulsea milímetro por milímetro. El plazo para las conversaciones entre los principales bonistas y el ministro de Economía, Martín Guzmán, se extendió ahora hasta el 19 de junio. En el interín, grupos de acreedores presentaron una nueva oferta que acerca las condiciones a las pretensiones oficiales. La propuesta deja la pelota en la cancha del Gobierno que sólo tiene que extenderse un poco para cerrar este capítulo.

Las conversaciones entre los grupos organizados de acreedores y el Gobierno ya recorrieron un gran camino. Las posturas originales, en las que los bonistas pedían que les reconocieran u$s 58 por cada u$s 100 de valor nominal de sus bonos y el Gobierno ofrecía, en cambio, u$s 38 quedaron ya lejos.

Desde entonces, las pretensiones de ambas partes se fueron moderando. El fin de semana pasado el Gobierno extendió hasta el 19 de junio el plazo para negociar y dos grupos de bonistas respondieron con una oferta mejorada, en la que de acuerdo al bono en cuestión el Gobierno estaría reconociendo un valor presente neto de entre u$s 54 y u$s 56 por cada u$s 100.

Desde el Gobierno, mientras tanto, indicaron que no quieren conceder más de u$s 49 por unidad, una señal de dureza que en breve puede quedar en el olvido.

En el medio, explicando el acercamiento, surgieron dos alternativas que se ofrecerían como “endulzante”. Una, instrumentos de recuperación de valor -similares a los cupones PBI del canje 2005- o el reconocimiento de intereses corridos, como para permitir un acercamiento.

Con la oferta privada la distancia entre las partes ahora es mínima. Sin embargo, es la más difícil de transitar. En el Gobierno dejan trascender el lunes próximo, una vez más, como potencial fecha de un acuerdo. Por lo pronto, la pelota está del lado de Guzmán.