Esperan menos tasa y más inflación, sin mejora en la actividad económica

Se publicó el relevamiento de expectativas que hace cada mes el Banco Central. En esta ocasión, suma relevancia al ser el primero tras la victoria Alberto Fernández en las elecciones. Los pronósticos esperan menos tasa y más inflación sin que ello mejore las perspectivas de actividad económica.

El relevamiento de expectativas de mercado que elabora cada mes el Banco Central -una encuesta de expectativas a medio centenar de consultoras, bancos y fondos de inversión- ganó este mes más relevancia por ser el primero que se hace con los resultados de las elecciones presidenciales ya confirmados. Los analistas consultados aumentaron sus previsiones de inflación y redujeron fuertemente sus expectativas para las tasas de interés, pero la mayor laxitud monetaria no los convenció: también empeoraron sus visiones respecto de la marcha de la economía, aunque marginalmente. Al menos, en materia de dólar oficial mayorista, las previsiones se mantuvieron sin cambios.

Según la encuesta realizada en los últimos días de octubre, la inflación finalizará el año en 55.6%, 0.7 punto más de lo que esperaban un mes antes. Estas previsiones van de la mano del cambio en la política monetaria, que resultó en una baja abrupta de tasas el mes pasado.

Las expectativas respecto de la tasa de Leliq de referencia marcaron un descenso pronunciado en relación al mes pasado. Para noviembre esperan una tasa promedio de Leliq del 63% (en el piso anunciado por el Comité de Política Monetaria) y una tendencia descendente a diciembre hasta alcanzar el 60%.

Pero la baja de tasas a costa de más inflación y menos tasa no repercutieron en una mejora de las previsiones para la actividad económica. El consenso de los encuestados que esperaba en septiembre una contracción del 2.7% del PBI para este año, ahora estima un 3% de caída del producto.

Luego del pico inflacionario del 5.9% de septiembre, el relevamiento estima que en octubre la inflación se desaceleró al 4.2%, y espera que en noviembre y diciembre alcance el 4.1% y 4%, respectivamente. De esta forma proyecta un proceso desinflacionario que lograría reducir la inflación hasta niveles el 3.2% mensual en abril del próximo año. Para los próximos doce meses esperan que la inflación se ubique en niveles del 48.2% interanual, lo que corresponde a una suba de 0.2 puntos porcentuales respecto al reporte de septiembre.

Al menos, en cuanto al tipo de cambio, los escenarios se mantienen estables. Las expectativas para el dólar oficial mayorista se mantuvieron y anticipan un dólar a $61.1 en noviembre y a $65 en diciembre.

Arranca una nueva era, con desafíos enormes y mucho por definir.