Estados Unidos trata de rescatar a la economía mundial de la recesión

Estados Unidos trata de rescatar a la economía mundial de la recesión

Tras otro lunes negro en el que la Bolsa de Nueva York tuvo su peor caída desde 1987, el Tesoro y la Reserva Federal de los Estados Unidos anunciaron estímulos fiscales multimillonarios y un programa de compra de deuda corporativa con el objetivo de estabilizar a los mercados y paliar una recesión causada por el combate a la pandemia del coronavirus. La bolsa porteña perdió 33% en un mes de la mano de las pérdidas.

Los mercados de todo el mundo están en estado de convulsión. El principal índice de Wall Street ya perdió un cuarto de su valor en poco menos de un mes y la Bolsa porteña acompañó con un 33% de retroceso. Las expectativas de un final para la sangría se renovaron esta semana cuando se anunció que el Tesoro de Estados Unidos planea inyectar u$s 850.000 millones en estímulo fiscal y la Reserva Federal lanzará un programa de compra de deuda corporativa para evitar defaults de empresas que ahonden aún más la crisis.

Los índices bursátiles globales acumulan las pérdidas más grandes desde la crisis financiera subprime. La caída de los precios de acciones y bonos responde a las previsiones de una menor actividad económica mundial y su efecto en los futuros de los balances de las empresas dado el parate que generan las medidas para frenar al coronavirus.

Los resultados esperablemente peores, además, ponen dudas sobre la capacidad de repago de deudas, por ejemplo de petroleras afectadas por los menores ingresos que generará la baja del petróleo.

Esos puntos busca atacar Estados Unidos, de la mano de muchos otros países centrales y emergentes. Primero, con un paquete de gasto público por u$s 850.000 millones que buscará reemplazar el agujero que deja la caída del gasto privado. Y, segundo, a través del respaldo que dará la Reserva Federal a la deuda corporativa, una medida que ya se usó a la salida de la crisis financiera de 2008.

La sólida respuesta del Gobierno estadounidense torció la suerte de los mercados. Después de anotar su peor pérdida para un sólo día desde 1987, la Bolsa de Nueva York recuperó parte de lo perdido el martes.

El escenario base para los funcionarios estadounidenses es el de una recesión leve, como la que causaron los atentados del 11 de septiembre de 2001. Si las medidas de estímulo fiscal y monetario, replicadas en muchos otros países, logran contener el efecto de la crisis disparada por la pandemia, las valuaciones de bonos y acciones tienen potencial de rebote. Incluso las Argentinas, dado que podría interrumpir el deterioro de las variables financieras en las que el país busca reestructurar u$s 70.000 millones de deuda.