Fernández mantiene el pago de los bonos

En los dos últimos días del año vencieron casi USD 1000 millones en intereses de la serie de bonos Discount y el Bono Centenario. A diferencia de lo que pasó con las letras en dólares, cuyos vencimientos se estiraron hasta agosto del año próximo, los vencimientos de bonos soberanos se cumplen a rajatabla. Una reestructuración de deuda, sin embargo, sigue siendo inevitable. Pero hasta entonces la estrategia oficial es la de pagar y negociar.

El 30 de diciembre pasado el Bono Centenario pagó intereses semestrales. Fueron USD 98 millones los que se transfirieron a cuentas de acreedores privados ese día. Luego del cambio de año, además, se pagaron intereses de la serie de bonos Discount, por USD 885 millones más. En tiempo y forma.

Las reservas perdieron casi USD 1000 millones como resultado de los dos pagos e interrumpieron así la tendencia alcista que mostraban desde las elecciones presidenciales del 27 de octubre pasado. Pero a pesar de que costó dólares que son hoy más escasos que nunca, los bonos soberanos siguen dentro de las prioridades del presidente Alberto Fernández en sus primeros días en la Casa Rosada.

La estrategia oficial, mientras el ministro de Economía Martín Guzmán trata de iniciar el proceso hacia una renegociación de deuda que evite caer en un impago tan pronto como en el segundo trimestre de 2020, cuando la acumulación de vencimientos se vuelve difícil de sostener.

De hecho, para garantizar esos pagos el Tesoro ya empezó a utilizar un recurso polémico: tomar reservas del Banco Central. El proyecto de Ley de Emergencia lo contemplaba, pero el Gobierno lo puso en práctica de inmediato.

El propio fin de año tomó u$s 1.326 millones de reservas para los pagos de deuda. Tiene autorizados en total u$s 4570 millones de reservas para utilizar. Es una medida que debilita al Banco Central y que no deja de ser conflictiva, pero desde el punto de vista de los tenedores de bonos es una señal de que Fernández está dispuesto a hacer sacrificios, lo que mejora la mirada del mercado.