Fondos de inversión extranjeros visitan la Argentina para acelerar las negociaciones por la deuda

Fondos de inversión extranjeros visitan la Argentina para acelerar las negociaciones por la deuda

Con las negociaciones ante el FMI encaminadas, el proceso de reestructuración de la deuda pública entra en su fase más delicada. Según el cronograma oficial, hay tiempo hasta el 31 de marzo para cerrar un acuerdo con acreedores privados. Esta semana llegó a la Argentina la primera visita de un grupo de fondos de inversión para empezar las negociaciones.

Greylock, Fidelity, Templeton y Blackrock son algunos de los fondos de inversión que estarán esta semana en Buenos Aires para iniciar conversaciones con el ministro de Economía, Martín Guzmán. La llegada de los representantes de las entidades que más bonos argentinos tienen en cartera coincide con el inicio del último mes del cronograma establecido por la cartera de Hacienda para completar el proceso de reestructuración de deuda. Con las negociaciones ante el FMI encaminadas, empieza ahora la fase más delicada de las conversaciones.

El primer contingente de fondos de inversión de Wall Street incluye a algunos de los acreedores que mayor predisposición a colaborar con la reestructuración de la deuda muestran. Se trata de los habituales suscriptores de deuda soberana Argentina que ya sufrieron pérdidas por la baja de los precios de mercado de los bonos argentinos y, en principio, se muestran dispuestos a aceptar recortes de capital e intereses que impliquen una mejora en el valor presente de sus tenencias. 

Los tiempos apremian, aunque en el Gobierno ya dejan filtrar que la fecha límite del 31 de agosto puede ser superada sin mayores problemas, los vencimientos a partir de mayor se vuelven muy onerosos y difíciles de enfrentar con reservas del Banco Central. 

El cronograma oficial establece que en la segunda mitad de marzo el Gobierno ya deberá haber hecho una oferta para que sea analizada por los acreedores.