La apuesta por el dólar volvió a ser la ganadora

La apuesta por el dólar volvió a ser la ganadora

El dólar implícito en activos, el contado con liquidación y el MEP que se puede comprar a través de cualquier sociedad de Bolsa, superaron la barrera psicológica de los $100 esta semana. Con el mercado cambiario cerrado, esa alternativa es la única disponible para conseguir dólares en efectivo sin límite de monto y de manera completamente legal.

Mientras la actividad económica local sufre el parate que suponen las medidas de distanciamiento social decididas para reducir la dispersión del coronavirus Covid-19, la inyección de pesos encarada por el Banco Central con el objetivo de apuntalar a la economía ya está surtiendo efectos en el mercado. Ante la marea de pesos que se emiten, el mercado se cubrió yendo al dólar y las cotizaciones paralelas superaron los $100 por primera vez en la historia. La Bolsa es el único lugar en el que se puede comprar dólares sin límite de monto y en forma totalmente legal para cubrirse ante estas subas, la que permitió ganar con este salto de la divisa.

El Banco Central inyectó algo menos de $600.000 millones a la economía en marzo. Lo hizo, más que nada, al cambiar a los bancos parte de sus tenencias de Leliq por pesos, en un intento por bajar los costos de financiamiento y dirigir el crédito bancario a pequeñas y medianas empresas que tienen dificultades para pagar sueldos mientras la actividad económica se desploma por la crisis sanitaria. Se trató, ni más ni menos, que de un crecimiento de la base monetaria de casi un 33% en el mes.

Aunque los efectos sobre inflación de esa marea de dinero tardarán en sentirse en forma directa, el mercado no perdió el tiempo para incorporar a precios la expectativa de un peso argentino mucho más débil. Lo hizo a través de los únicos mercados libres y legales que quedan en la actualidad: el del dólar contado con liquidación y el del dólar MEP. El dólar informal, ilegal a diferencia de sus pares, reaccionó menos debido a que la propia cuarentena frena las operaciones.

Para los ahorristas argentinos, el dólar al que es más fácil de acceder más allá de los u$s 200 mensuales para atesoramiento que autorizan el cepo cambiario es el dólar MEP. La gran ventaja de esta vía de dolarizarse es que se puede hacer por todos los montos deseados, no lo que determine el Gobierno. 

La operatoria es muy simple y sencilla. Con tener cuenta en una sociedad de Bolsa alcanza para comprar bonos con pesos y, en el momento, revenderlos a cambio de dólares. 

Y la operación inversa, el de cambiar los dólares por pesos a un tipo de cambio mucho más conveniente que los $65 que pagan los bancos, también es una posibilidad para empresas (para personas físicas también lo es, pero es algo más engorroso el proceso dado que hay que esperar 5 días por una norma de la Comisión Nacional de Valores destinada a limitar esas operaciones). Así, en caso de necesidades de liquidez de corto plazo, se puede hacer valer mucho más los ahorros.