La atención del mercado local está puesta en el vencimiento del “Bogato”

La atención del mercado local está puesta en el vencimiento del “Bogato”

Las acciones de todo el mundo acumularon 5 días de bajas como resultado de la expansión de la epidemia de coronavirus a Europa. El mercado argentino se mantiene relativamente aislado de las bajas por las trabas cambiarias y los feriados locales, pero de todas formas las acciones de empresas argentinas lo sufrieron.

Las acciones mundiales cayeron por cinco ruedas consecutivas, mientras que los activos de refugio como el oro se acercaban a máximos de siete años y los bonos del Tesoro de los Estados Unidos ganaban posiciones. El impacto financiero en la Argentina por ahora es limitado, aunque golpea fuerte a las acciones de empresas, por las trabas cambiarias y los feriados.

El rendimiento de la deuda de los Estados Unidos cayó cerca de mínimos. La tasa de los bonos del Tesoro de ese país son un termómetro del humor de los mercados globales, ya que retrocede a medida que más inversores los compran para protegerse de las bajas del resto de los mercados. El oro, otro refugio, coqueteaba con los u$s 1.700. 

Durante los feriados de carnaval argentinos, los índices de Wall Street anotaron dos bajas consecutivas del 3% cada una. Y, si bien la Bolsa local no lo sintió al no operar, las acciones de empresas argentinas que cotizan en Nueva York anotaron caídas de hasta el 10%, que se traducirán en bajas una vez que abran los mercados locales.

Este viernes vence el pago de capital e intereses del Bono de la Nación Argentina 2020, “Bogato”. El pago implica la inyección de $57.600 millones a tenedores privados que, en caso de no ser refinanciados, podrían impulsar a los dólares paralelos. El Gobierno tratará hoy de emitir tres emisiones de deuda destinadas a atajar esa inyección para evitar un reperfilamiento

Una nueva dificultad se presenta para el Gobierno en materia de deuda. Mientras intenta alcanzar un acuerdo para reestructurar la deuda en moneda extranjera, el Tesoro tiene dificultades para hacer frente a los vencimientos más grandes en pesos. En este caso, se trata del último vencimiento del Bono de la Nación Argentina en pesos 2020, el Bogato. Hacienda intentará refinanciarlo con la emisión de dos letras y un bono en pesos que se podrán suscribir con el propio Bogato. En caso de que el refinanciamiento no sea exitoso, el riesgo de un reperfilamiento es palpable.

El Bogato es un bono con cláusula gatillo emitido en 2018 que pagaba una tasas fija en pesos o ajuste por CER, el índice que sigue a la inflación, lo que mejor rendimiento arrojara. Dada la disparada de la inflación en los últimos dos años el ajuste por CER terminó siendo el efectivo. 

Se trata de un pago por $57.600 millones, si se excluyen a acreedores del sector público como la Anses, que en tiempos de controles de cambio generan el riesgo de una inyección monetaria excesiva que podría encontrar su destino en las cotizaciones paralelas del dólar, disparando la brecha cambiaria.

De hecho, con el fisco en déficit financiero el pago supondría la necesidad de buscar otra vía de financiamiento y, con el mercado cerrado, sólo queda el recurso de financiarse con emisión monetaria del Banco Central.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, ya dijo en una ocasión similar que no está dispuesto a disparar la emisión monetaria para hacer frente a este tipo de vencimiento. Fue el 13 de febrero pasado, cuando venció el Bono Dual, un título aún más voluminoso que no pudo ser refinanciado y terminó siendo reperfilado hasta septiembre.

En caso de incumplir también este pago, el costo no será menor para el Gobierno. El Bono Dual, al menos, era un papel dolarizado -ajustaba según la variación de la divisa estadounidense- este es un bono en pesos. Si el incumplimiento de repite, el cierre definitivo del mercado en pesos para el Gobierno pues hacerse realidad.