La volatilidad externa llegó al riesgo país argentino

El panorama poco claro en los mercados de referencia afectó a los activos de países emergentes, Argentina incluida. El menor apetito por el riesgo de los inversores de todo el mundo se tradujo en un vuelo a la calidad que supuso ventas de papeles de empresas y bonos de países periféricos en favor de activos más seguros. El resultado fue un repunte del riesgo país argentino hasta su mayor nivel desde principios de marzo.

El rumbo todavía incierto de los mercados globales afectó al mercado argentino. A nivel general, las acciones y bonos de países emergentes sintieron el impacto del nerviosismo de los inversores. Y entre los distintos mercados emergentes, el argentino no fue una excepción.

Después de varios meses de fuerte recuperación a nivel global, va creciendo la expectativa de una desaceleración en el ritmo de crecimiento económico y los flujos globales de inversión se vuelcan a activos de menor riesgo. 

Los inversores buscaron estrategias de cobertura impulsando la demanda de bonos del Tesoro de los Estados Unidos y otros activos de refugio. Y en ese vuelo a la calidad, todos los activos emergentes -considerados más riesgosos- se movieron hacia abajo en el inicio de la semana.

Los bonos de Brasil, Ucrania y Turquía, por ejemplo, mostraron claras bajas. Dentro de esa categoría, Argentina se destaca como uno de los más débiles y riesgosos a ojos de los mercados. En esa línea, los bonos argentinos se destacaron por sus caídas y el Riesgo País subió más de 30 unidades para ubicarse en torno a los 1.620 puntos, el nivel más alto desde principios de marzo.