Las empresas le dan la oportunidad a los ahorristas de invertir en bonos más seguros que los soberanos

Las empresas le dan la oportunidad a los ahorristas de invertir en bonos más seguros que los soberanos

La firma Tecpetrol colocó deuda a un año a una tasa del 4%, AES Argentina al 8% y San Miguel al 8,5%. Con el Estado todavía complicado por el perfil de su deuda, las empresas locales ofrecen muy buenos rendimientos al ahorro local que no encuentra en que ser invertido. Hay fondos y buena calidad de créditos en el mercado local.

El mercado de capitales local todavía se encuentra convulsionado tras las crisis de 2018 y 2019, con un Tesoro nacional que todavía no pudo salir de su atolladero de deuda. Pero con buena parte del ahorro local dolarizado y sin destinos atractivos en los que ser invertido, las empresas aprovechan para fondearse a tasas competitivas. El resultado es mejor panorama financiero para la actividad económica y vehículos de inversión más seguros que los bonos soberanos para los ahorristas.

Tecpetrol cerró esta semana una emisión de deuda por USD 10 millones a un año de plazo y a una tasa nominal anual del 4%. Se trata de un costo financiero soñado para emisores en problemas como el Tesoro nacional, pero al mismo tiempo una tasa mucho más atractiva que la que pagan los bancos por tener el dinero inmovilizado en una cuenta.

La firma del sector energético sin embargo es sólo un caso. Antes, AES Argentina había colocado al 8% y San Miguel al 8,5%. Mientras tanto, otras empresas esperan para salir en estos días con más papeles. 

El mercado parece haber terminado de separar la paja del trigo. Mientras que el Tesoro nacional debería pagar tasas bien por encima de los dos dígitos para financiarse, algo impracticable, las empresas encuentran mercado local para fondearse a rendimientos mucho más bajos.

Sí, una menor tasa implica menos ganancia. Pero también la expectativa de ganancia es inversamente proporcional a la seguridad que se le asigna a una inversión.

Lo más curioso es que las empresas están logrando fondearse en moneda extranjera en el mercado local. Lo que hacen es sacar provecho de la gran disponibilidad de ahorro local en moneda extranjera que no encuentra inversiones atractivas en las que colocarse.

Para los ahorristas, mientras tanto, supone un alivio. Al asociar sus ahorros a emisiones de deuda de corto plazo, tasa atractiva y ninguna relación con el soberano pueden dejar de tener sus divisas a rendimiento cero.