Llegan más pagos al FMI: el Gobierno se juega a un acuerdo

Enero y febrero concentran en pocos días casi USD 1.100 millones en pagos de capital e intereses al FMI. Con las reservas netas del Banco Central en torno a los USD 1.300 millones, los desembolsos suponen una apuesta a todo o nada por parte del Gobierno. Sin un acuerdo con el organismo, Argentina se quedaría sin dólares y sin el respaldo de un acuerdo.

Dos vencimientos de la deuda que mantiene la Argentina con el FMI, correspondientes a los meses de enero y febrero, se concentran en apenas cinco días y ponen al nivel de reservas netas del Banco Central cerca de cero. La Argentina tiene pocas opciones más allá de concretar el pago y, al pagar, no le queda otra estrategia sensata más que la de cerrar un acuerdo con el organismo lo antes posible.

Este 28 de enero es la fecha para un pago por unos USD 722 millones en concepto de capital por el préstamo de en torno a USD 44.000 millones que concedió el FMI al país entre 2018 y 2019. Cinco días más tarde, el 1 de febrero, cae otro vencimiento en concepto de intereses por unos USD 371 millones más.

Con reservas internacionales netas por USD 1.300 millones el Banco Central pondrá en juego casi toda la poca liquidez que tienen disponible. El pago asciende en total a USD 1.093 millones.

Especulaciones con un impago no faltaron en el mercado. No pagar tendría poco sentido. Unos USD 700 millones de las reservas netas del Central son derechos especiales de giro (DEG, la moneda del Fondo) que se bloquean en caso de un default con el organismo. Se perderían como parte de las reservas sin nada a cambio.

Las alternativas que parecen presentarse ante el Gobierno son entonces pagar o pagar. Y casi sin reservas extra, el pago compromete al país a intentar cerrar un acuerdo lo antes posible que permita mejorar el frente financiero y cambiario.