Mayor oferta de divisas en el mercado cambiario formal

Llego el cuarto mes del año, el que habitualmente concentra la mayor parte de liquidaciones de divisas por parte de exportadores agropecuarios, y el Banco Central lo aprovecha para hacer sentir su paz cambiaría.

Llegó la época de vacas gordas para el Banco Central, el momento del año en que suele concentrarse la mayor cantidad de venta de divisas de exportadores agropecuarios, la época de cosecha. Y el Gobierno aprovecha para mantener a raya a las cotizaciones paralelas del dólar al tiempo que mantiene una provisión de divisas en el mercado.

El BCRA todavía mantiene el ritmo de devaluación promedio mensual muy por debajo de los últimos meses. Todo esto con una brecha estable en torno al 60% con el contado con liquidación algo por encima de los $150. 

En ese contexto, el sector agroexportador ingresó unos USD 702 millones  en la primera semana de abril y se estima una presencia similar del sector durante esta semana. 

Con todo, no es un escenario nuevo para el Central. Los niveles altos de los precios internacionales de las materias primas ya hicieron que buena parte de las ventas se adelantarán, con lo cual el agro ya había liquidado USD 2.700 millones en marzo, la mayor cifra de la historia para un tercer mes del año.

Con las divisas que logra comprar, el Central engrosa algo a sus reservas y revende parte de lo adquirido en los mercados paralelos legales del dólar: el contado con liquidación y el dólar MEP. Así, mantiene a la brecha cambiaría pisada.

Sin embargo, la clave esta semana estará en el dato de inflación que llega el jueves y que se espera se ubique en torno al 4%. Por lo que no se descarta que cualquier sorpresa en ese sentido pueda traer mayores presiones cambiarias.