Monitoreamos las reservas del Banco Central

Las reservas internacionales del BCRA sufren un nuevo golpe en la última semana antes de las elecciones. Una estimación privada calcula que, a este ritmo, perderán otros u$s4200 millones hasta el cambio de Gobierno. Dado que esa trayectoria no es sostenible, la expectativa es que el Gobierno se vea forzado a intensificar los controles de cambio.

Las reservas del Banco Central cayeron esta semana por debajo de los u$s47.000 millones, por debajo del nivel que tenían cuando el FMI le dio el primer desembolso al país por u$s15.000 millones a mediados del año pasado. Las tenencias de la autoridad monetaria rozan así una pérdida de u$s20.000 millones desde la primarias, una baja que forzó al Gobierno a reintroducir controles de cambio el 1º de septiembre pasado. Estimaciones privadas calculan que perderá otros u$s 4200 millones si mantiene este ritmo hasta el cambio de Gobierno, una cifra que forzaría a volver más estrictas a las trabas cambiarias. El mercado de bonos soberanos se presenta como la vía de escape para dolarizarse.

Según un cálculo privado, elaborado por la consultora Delphos Investment, el mercado no convencido de que esa trayectoria de suba gradual del dólar y salida de reservas se mantenga a este ritmo.

“Si mantenemos el ritmo de deslizamiento cambiario hasta la fecha de entrega del mandato de Macri, la cotización del dólar oficial podría trepar hasta la zona de $/USD 62,5 e implicar una pérdida de reservas internacionales de USD 4.200 millones. Los futuros del Rofex muestran que no creen que este ritmo cansino pueda mantenerse, previéndose una cotización de casi $/USD 70 para fin de año. Lógicamente se espera que luego de las elecciones se sinceren algunas variables porque el ritmo de pérdida de RRII sería insostenible”, analizó el reporte privado.

Ese ritmo insostenible de salida de reservas implica, para inversores, que nuevas medidas cambiarias serán necesarias a pesar de ser indeseables. Para los ahorristas, en especial para empresas que tienen limitada a cero la posibilidad de dolarizarse en el mercado cambiario oficial, la única vía de escape es el mercado de bonos, a través de las operatorias conocidas
como “dólar MEP” y “dólar contado con liquidación”.

A través de esas estrategias, que sólo se pueden concretar con una cuenta en una sociedad de Bolsa, los inversores pueden comprar dólares a $ 74,70 en caso de querer depositarlos fuera del país y a $ 71,70 para depositarlos en una cuenta local. Se trata de precios hasta 28% más altos que el dólar oficial mayorista, pero son vías perfectamente legales e ilimitadas de pasarse a dólares que, en caso de un endurecimiento de las trabas cambiarias, sólo pueden moverse al alza.