Moody’s también le subió la nota a la Argentina pero advirtió sobre riesgos

La calificadora de riesgo Moody’s elevó la perspectiva de la deuda argentina en moneda extranjera y local de negativa a estable, como resultado del canje de bonos que concretó el Tesoro a principios de este mes. La firma se suma así a S&P, que recientemente había subido la nota de las emisiones locales para sacarlas del estado de default. Con todo, las nuevas calificaciones muestran un riesgo elevado para los papeles argentinos, sobre todo a partir de 2024 cuando empiezan los primeros pagos importantes de intereses.

“El cambio de la perspectiva a estable desde negativa refleja un riesgo sustancialmente menor de que las pérdidas futuras superen a la nota incorporada implícitamente en la calificación de Ca actual, después de la reciente reestructuración de la deuda”, explicó la agencia de riesgo en los fundamentos de la decisión.

“La reafirmación de las calificaciones de Ca refleja la opinión de Moody’s de que los riesgos crediticios elevados permanecen presentes a menos que las autoridades aborden los desequilibrios macroeconómicos fundamentales que continúan socavando el perfil crediticio, lo que plantea interrogantes sobre la capacidad de Argentina para cumplir con las obligaciones de deuda futuras, que se espera para después de 2024″, señaló Moody’s.

En opinión de la firma, “aunque el riesgo de futuras reestructuraciones de la deuda sigue siendo alto, los pagos de la deuda aumentan materialmente y la capacidad de Argentina para hacerles frente sigue siendo incierta. La reestructuración probablemente se mantendrá dentro del rango de 35% a 65% asociado con una calificación de Ca”.

Luego la agencia sostuvo que “el pago de la deuda requerirá que Argentina aproveche los mercados internacionales de capital que hoy permanecen cerrados.

La calificadora de riesgo proyecta que el acceso al mercado siga siendo muy limitado para la Argentina mientras el gobierno “no aborde los desequilibrios macroeconómicos de larga data”.

Al mismo tiempo, Moody’s remarcó que “la Argentina tiene una larga historia de formulación de políticas crediticias negativas y actualmente enfrenta una serie de problemas macroeconómicos”.

En el comunicado, Moody’s señaló que espera un “déficit fiscal cercano al 9% del PBI este año y al 6% en 2021 para ser financiado en gran parte por el Banco Central” y advirtió que “las reservas internacionales han estado bajo presión”.