Para ganarle a la inflación de septiembre habrá que obtener rendimientos del 5,8%

Tras el salto del dólar en agosto, el traslado a precios está probando ser importante. En ese mes el índice general de precios avanzó 4% y, según las expectativas del mercado, septiembre rondaría el 5,8%. Para superar ese nivel y no perder contra la inflación, es necesario tomar tasas en pesos mayores al 70,5% anual por 30 días. Esos valores no existen en materia de plazos fijos, con lo cual alternativas más conservadoras o dolarizadas aparecen como más atractivas.

El fogonazo cambiario de agosto dejó huellas importantes en la calle. El índice de precios del Indec marcó un 4% en agosto y, según las expectativas del mercado, se espera que septiembre cierre en el 5,8%. En ese contexto, para obtener rendimientos de los ahorros que no impliquen una pérdida de capital se necesita percibir una ganancia mayor a ese nivel, algo imposible con las tasas en pesos que ofrecen los bancos. En 30 días, se necesita una tasa nominal anual del 70,5% o más para empatar ese 5,8%.

A la hora de tomar el riesgo de estar en pesos una de las claves es tratar de hacerle fuerza a la inflación. Si eso no es posible, conviene tomar riesgo en activos de otra clase como acciones y bonos, o directamente aceptar la pérdida y quedarse en un activo de refugio, como es el dólar para el gusto de los argentinos.

Las tasas en pesos que ofrecen los bancos, con tope en el 64% nominal anual para un plazo de 30 días, no alcanzan siquiera a seguir de cerca el avance de los precios. Equivalen a un rendimiento mensual del 5,2% frente a expectativas del 5,8% de inflación para el mes.

Quien se quede en tasas en pesos de ese nivel, muy probablemente pierda contra el avance de los precios al tiempo que se expone a riesgo cambiario.

Una estrategia dolarizada también perdería contra la inflación en el período, salvo nuevos saltos cambiarios, pero al menos cubre respecto de esa eventualidad.