Por la vía diplomática, el Gobierno intenta avanzar en un acuerdo con el FMI

Esta semana el canciller Santiago Cafiero viajó a Washington para reunirse con el titular del Departamento de Estado de los EEUU. Es el país con mayor poder de voto dentro del directorio del FMI y el acercamiento buscó allanar el camino para un acuerdo con el organismo que evite un default.

El reloj está corriendo para que la Argentina cierre un acuerdo con el FMI que le permita refinanciar unos USD 19.000 millones en vencimientos durante este año. Con los fondos disponibles en el Banco Central hay tiempo hasta el 31 de marzo, cuando vencen más de USD 2.800 millones que no se pueden afrontar. En ese contexto, el canciller Santiago Cafiero visitó esta semana Washington con el objetivo de acercar posiciones con el principal accionista del Fondo.

Cafiero se reunió con el titular del Departamento de Estado, Antony Blinken quien antes del encuentro aseguró ante la prensa que “Argentina es amiga y socia” de EEUU y que apoya “fuertemente una economía vibrante” en nuestro país.

La visita también incluyó un encuentro con la presidenta de la Cámara de Representantes, la líder demócrata Nancy Pelosi.

Si bien el tema de la deuda y el acuerdo con el FMI no figuraban oficialmente en los puntos de la agenda de la reunión de Cafiero con Blinken, fuentes oficiales aseguraron que el tema de la deuda de USD 44.000 millones que mantiene la Argentina con el FMI fue el trasfondo de la reunión.

Según reveló el ministro de Economía de la Argentina, Martín Guzmán, hoy falta acuerdo dentro del directorio del FMI para que se apruebe el programa propuesto por el Gobierno para refinanciar la deuda con el organismo.

El voto de EEUU, el más importante dentro de ese órgano del Fondo, es clave para destrabar la negociación y evitar un default que está a menos de dos meses de distancia y que tiene una influencia directa en la salud de activos argentinos como bonos y acciones.