San Miguel fue la acción de junio

San Miguel fue la acción de junio

En un mes en el que las acciones argentinas se sostuvieron luego del salto de mayo, la acción de la frutihortícola tucumana se destacó como la más ganadora del mes. Las acciones gozaron de los intentos del Gobierno por alcanzar un acuerdo de deuda y de la estabilidad de los tipos de cambio paralelos, más allá de los controles que limitaron sus operaciones.

En junio las acciones de la Bolsa porteña sostuvieron las ganancias de mayo, con un avance del índice S&P Merval del 2,3% que aunque modesto se volvió más relevante al compararlo con el descenso de más del 5% que experimentaron en el período tipos de cambio paralelos como el contado con liquidación o el dólar MEP, con sus operaciones limitadas por nuevas regulaciones. Entre esas, se destacó la tucumana San Miguel con buenas noticias propias de su operación.

Uno de los papeles más tradicionales de la Bolsa porteña, la acción que cotiza bajo el código SAMI ganó 29,4% en junio como resultado del logro de un objetivo largamente buscado. La firma consiguió el acceso al mercado chino y su cotización lo festejó.

El repunte de la frutihortícola, motivado por su negocio en medio de días negativos para la actividad de la mayor parte de las firmas, fue acompañado con una ganancia del 26% por parte de la acción de la electrónica Mirgor. Rigolleau, Grupo Financiero Valores y Molinos Agro le siguieron con avances del 25%, 23% y 17,1%, respectivamente.

Las acciones locales terminaron así un primer semestre negativo con un repunte que las aleja de mínimos. El S&P Merval cayó 4% en pesos en la primera mitad del año, aunque esa baja es del 28,5% medido en dólares al tipo de cambio contado con liquidación.

El pulso del mercado de acciones está marcado por los coletazos de la pandemia de coronavirus a nivel global pero, más que nada, por las idas y vueltas en materia de renegociación de la deuda. La reestructuración de la deuda soberana es un factor clave para las condiciones macro en las que se desempeñan las empresas argentinas además de su capacidad de financiamiento.

Avances como el que amagaron esta semana el Gobierno y al menos una parte de los fondos tenedores de deuda soberana impulsan las cotizaciones de empresas que necesitan de la mejora del entorno financiero soberano para un repunte mayor.