Tras el colapso de agosto, los bonos argentinos son los más ganadores del mundo emergente

Los títulos de deuda soberana en dólares recibieron un duro castigo tras el resultado de las primarias de agosto. Pero para los inversores ese sacudón parece haber sido excesivo, porque desde entonces recuperan más de 15% en promedio, los más ganadores entre los emergentes.

El derrumbe del mercado local posterior a las elecciones primarias de agosto marcó un cambio de expectativas respecto de los activos argentinos que todavía está presente. Los títulos argentinos de corto plazo todavía anotan pérdidas fuertes en lo que va del año. Sin embargo, y aunque no recuperan el valor previo a las primarias, desde entonces protagonizaron un importante rebote. Entre el 30 de agosto y hoy, las subas en los precios de los bonos locales son las más importantes entre toda la deuda de países emergentes.

A falta de una expectativa optimista para el futuro de las emisiones de deuda argentinas, el mercado incorporó a precios la previsión de una salida negociada y amigable para el mercado.

Por eso, en lo poco que va de octubre los bonos soberanos argentinos anotaron subas sorprendentes.

El Bonar 2020, que por la cercanía de su fecha de vencimiento es el principal candidato a una reestructuración que alargue su plazo, gana 2,5% en pesos en lo que va del mes. 

El que le sigue, el Bonar 2024, anota un sorprendente 16,5% de suba en el mismo período. El Discount Ley Argentina, de más largo plazo, gana 17% en el mismo período y el Bono Centenario 17,2%. 

Toda la curva soberana nuestra estos avances para promediar ganancias en dólares una ganancia de más del 15% desde el 30 de agosto.

La previsión de una salida al problema de la deuda argentina que siga el ejemplo de Uruguay o Ucrania -negociaciones amigables y con el respaldo del FMI- permitió está recomposición que, si bien no borra las pérdidas previas, subraya la importancia de aprovechar oportunidades en el mercado aún después de caídas como las que se vieron en agosto.