Un nuevo rango para los bonos

Los bonos soberanos argentinos sufrieron bajas en las últimas ruedas de 2019, tras el repunte que siguió a la revelación de los planes del nuevo gobierno. Las bajas, sin embargo, no implicaron un derrumbe y recuperaron en el inicio del año. Mientras no haya novedades negativas, ahora parece haber un nuevo rango de precios para los títulos soberanos en base a una mirada optimista respecto de la renegociación de deuda.

Los bonos soberanos argentinos parecen haber encontrado un nuevo rango de cotización, todavía lejos de los valores que mostraban antes del derrumbe post PASO, pero por encima de sus peores niveles. Esto es resultado de la revelación de la estrategia del nuevo Gobierno en materia económica y de cara a una renegociación de deuda. De no mediar malas noticias, se puede encontrar puntos de compra en el nuevo piso.

El plan del ministro de Economía, Martín Guzmán, y su foco en una recuperación de los recursos fiscales aunque sea con la medicina amarga de mayores impuestos y jubilaciones más bajas permite especular con una renegociación de deuda algo más favorable de lo esperado. Detrás de esa especulación se montó el rally de las últimas semanas del año pasado, que sobre el cierre del año dieron paso a una corrección antes del fin de año.

Desde entonces, los papeles repuntaron una vez más. Lo que parece indicar que existe un nuevo rango en el que el mercado sostiene a las paridades de los bonos soberanos.

Las paridades -la porción del valor técnico de un bono que representa la cotización de ese papel en el mercado- llegaron a caer debajo del 40% en la segunda mitad del año, en particular entre los bonos de más corto plazo (los que vencen en los años de mayor concentración de vencimientos). Desde el cambio de gobierno y la publicación de la Ley de Emergencia, esas paridades subieron para empezar a moverse en un nuevo rango de entre 45% y 55% del valor técnico.