Wall Street alcanzó un nuevo récord

El principal índice de la Bolsa de Nueva York alcanzó esta semana un nuevo récord histórico, uno más de los tantos que batió desde que empezó la recuperación del coronacrash. Las definiciones respecto de cómo será el retiro del estímulo monetario peda sobre el futuro, pero hasta el momento los inversores argentinos que apuestan por acciones del exterior tienen qué festejar.

Esta vez la publicación de resultados corporativos mejores a lo esperado fueron la excusa. Pero la costumbre de los índices de acciones estadounidenses de batir récord tras récord no se interrumpe.

El martes el S&P 500, el principal índice de Wall Street, superó por primera vez en su historia los 36.000 puntos.

Clorox, Avis y gigantes del real estate informaron resultados del tercer trimestre de este año muy por encima de lo esperado y los inversores reaccionaron con confianza.

Los temores sobre la inflación todavía no cambian el humor del mercado, aunque esta semana se conocerán indicaciones de la Reserva Federal de los Estados Unidos respecto a cuándo empezará a desarmar sus posiciones en bonos del Tesoro, una movida monetaria contractiva que ya en el pasado supo golpear a las Bolsas.

El S&P 500 gana un impresionante 23% en dólares en el año, un avance que los inversores argentinos pudieron disfrutar plenamente gracias a la popularización de las inversiones en Cedears.

Los certificados de depósito argentinos, de ahí la sigla Cedear, son papeles en pesos que se operan en la Bolsa porteña y que tienen como respaldo acciones de empresas extranjeras. Por ejemplo las principales de la Bolsa de Nueva York.

Aunque su precio esté en pesos, una suba en la acción en Wall Street se traduce en un avance en pesos del Cedear correspondiente en la Bolsa porteña. Y un avance en pesos que está ajustado por el dólar contado con liquidación. Así que al tiempo que los que invierten en ellos se exponen a riesgo de acciones americanas se cubren de variaciones de la brecha cambiaria a nivel local.